Huella Humana


El éxito de la relación entre una organización y un profesional está en conectar

 Las organizaciones y los profesionales tienden a tener una relación difícil porque no nos han enseñado a relacionarnos. Cuando encontramos un punto de conexión es cuando parece que los roces dejan paso a una fluidez que fomenta la mejoría en la relación. ¿Cómo hacer entonces que las relaciones funcionen o saber cómo conectar?

Esto va de conectar

Hagas lo que hagas te relacionas y estés empezando o lleves años en el mercado, sabes que absolutamente nada se puede conseguir solo. Así que aunque sea algo minúsculo, vas a tener contacto con otros, ¿por qué no entender qué puede ayudarte a lograr aquello que necesitas en tu vida?

Nadie nos ha enseñado a ligar, pero todos nos emperifollamos y nos esforzamos por gustar. A todo el mundo. Y ahí es donde empezamos a fallar. La cuestión es saber a quien deberíamos mirar. Y en ese trabajo lo primero es saber por qué. Así que previo a salir a buscar debemos saber qué nos va a conectar con el otro. Sí, el primer pasito de todos está relacionado contigo. Se llama autoconocimiento y te ayudará a conocerte mejor para poder conocer mejor a los demás.

Autoconocimiento – Paso 1

Aunque parezca una tontería eso de hacer introspección, es absolutamente imprescindible en el arte de conectar. Porque nunca conectamos sin saber los motivos. El hecho de entender qué valoras de ti mismo, qué es importante para ti, qué te motiva o no te gusta, hace que entiendas con qué te sientes más conectado. De esa manera puedes darte cuenta de aquellas cosas y personas con las que de forma natural sientes una conexión, o aquellas marcas, por ejemplo, con las que te sientes identificado.

Hacerte preguntas será el punto de partida para un trabajo de autoconocimiento que, de entrada, te ayude a conectar contigo mismo. ¿Qué es lo que más valoras de tu vida?, ¿qué te gustaría haber conseguido al mirar atrás?, ¿qué no quieres en tu vida?, ¿qué estás haciendo ahora que no te aleja de esa vida?, ¿qué es lo que más te gusta de ti?, ¿qué te da miedo?, ¿cuáles son los valores que rigen tu vida?... etc. Este tipo de cuestiones te pueden acercar a comprender aquellos aspectos que determinan con qué conectas.


Huella Humana

Identificar lo mismo en los demás – Paso 2

Una vez ya hemos hecho el primer paso, conocernos, ya podemos salir a ligar. Ahora ya sabes que no hace falta que te pongas el vestido morado de tu prima porque es la última tendencia en moda, a menos que a ti te chifle. Se trata de que entiendas que tu felicidad está regida por aquello que conecta contigo y empieza por reconocerte a ti y lo que tú quieres.

Por mucho que nos empeñemos en vestir como parece que a todo el mundo le gusta, nos encontraremos personas como nosotros que se dan cuenta que preferirían ponerse esos tejanos que tan bien te sientan con la blusa beige. Y entonces es cuando te das cuenta de quienes son los que llevan unos tejanos estupendos que te encantan y conectas.

Ligar hasta cierto punto es fácil. Lo difícil es mantener eso en un cierto período de tiempo. Y ¿cuál es el objetivo en realidad? ¿Ligar con muchos o conectar con alguien?

Mostrarse y saber explicar qué nos conecta – Paso 3

Ahora ya sabes qué te gusta a ti y lo has identificado en el otro. Ahora ya puedes acercarte y explicarle por qué eres diferente a todos los que están por ahí. Hay muchos como tú, seguro, pero no todos saben por qué esos tejanos son los preferidos de quien los lleva. El poder explicar qué os une, qué os hace conectar no solo hará que surja cierta magia, sino que aporta ciertas garantías a la relación. Nada es seguro, pero ¿para qué jugártela?

Puedes mostrarte y de esa manera atraer a las personas que se sientan identificadas contigo o puedes acercarte tú y explicar por qué sabes que hay muchos números de que no sólo empecéis con una buena sonrisa.

“Ligar” en las relaciones profesionales

Vale, tú no estás leyendo para ver cómo se liga. Pero es que conectar significa estar sintonizado, alineado. Se trata de estar en un sitio o estar con alguien no por el simple hecho de estar: algo más nos conecta. Hagamos lo que hagamos, tanto en nuestra vida personal como en la profesional, nos relacionamos. ¿Por qué tenemos tanto cuidado en la personal y no tanto en la profesional?

“Ligamos” de la misma manera que al ponernos el vestido morado, cuando ponemos ofertas de trabajo que pretenden atraer a cualquier persona. Nos ponemos los tejanos y la blusa cuando entendemos quiénes somos y decidimos ser valientes, saliendo ahí fuera a tratar de decirle al mundo cómo somos, cuál es nuestra cultura como organización y que necesitamos profesionales que adoren los tejanos tanto como nosotros.

Será un error hacerlo de la otra manera, porque primero, podemos atraer a personas que también se pongan tejanos, pero que en la entrevista vengan con el vestido morado, porque “así tienes que ser en una entrevista de trabajo”. Exactamente igual que tú has hecho eso de “empresa líder en el sector busca…”. En ese caso has perdido la oportunidad de conectar con alguien con el que posiblemente hubieras podido llegar a hacer cosas muy chulas.

Y en segundo lugar es un error porque puede que vengan muchos vestidos morados y creamos que lo único importante es la firma del vestido, por el prestigio y el glamour que nos puede aportar por conocer ese entorno. Pero una cosa es saber llevar ese vestido y la otra es llevarlo siempre a una fiesta donde no te sientes cómodo.

Para conectar, es importante que en la relación entre organización y profesional sepamos qué valoramos, qué nos ofrece el otro que es importante para nosotros y en segundo lugar, qué nos gusta hacer e identificar por qué nos gusta hacerlo donde lo hacemos.

Huella Humana

No habrá éxito en una organización mientras los empleados no sientan la camiseta, mientras no se impliquen, mientras no se sientan identificados con su cultura, con sus valores, con su propósito. No habrá éxito en la relación entre la empresa y el profesional mientras ambos no sepan mirarse como si estuviéramos conociendo por primera vez a aquella persona que puede ser tan importante en nuestra vida. Quizás es para toda la vida, quizás es para unos años, quizás no es más que una historia de verano, pero si no sabemos aportar calidad al tiempo que pasemos juntos, sea cuanto sea ¿si no vamos a conectar, para qué empezar?


En Huella Humana lo tenemos claro y desde el principio queremos siempre conectar con las personas,

y crear esas relaciones de calidad