Publicado por: Blanca Araujo



Huella Humana


Conoce cómo echar una mirada al futuro para afrontarlo con éxito


Vivimos en un entorno cambiante, en un mundo VUCA. VUCA? Sí, este término seguro que ya te suena. Hace referencia (en inglés) a que nuestro mundo es volátil, puesto que todo cambia rápido, incierto, porque no existen ya las certezas, complejo, porque hay muchas variables, y todas interconectadas, y ambiguo, porque no siempre la relación entre todas estas variables está clara. Vamos, que la única constante es el cambio.

La agilidad parte de esta premisa para construir nuevas formas de trabajar. Desde la confianza, y poniendo el foco en las personas. Construyendo equipos que se autoorganizan y tienen independencia para tomar decisiones. En post anteriores hablamos del mindset agile, es decir, la forma de pensar debajo de esta filosofía, y hace muy poco María Rosell nos descubría como destilar aprendizajes desde el ritual de la retrospectiva. Hoy revisitamos este ritual con una mirada fresca hacia el futuro, hablamos de “futurospectivas”.

 

¿Cuándo hacer este tipo de reuniones?

Pues cualquier momento es bueno, siempre que necesites mirar hacia al futuro. Vamos, que no se hacen al final de un proyecto. Vas a tener mucho éxito con estas reuniones en tu equipo si las llevas a cabo al iniciar un proyecto, al iniciar el año o un período nuevo, cuando vas a crear un nuevo producto o diseño, o en mitad de un proyecto, para visualizar bien el tiempo que queda y cómo conseguir tus objetivos con éxito.


Huella Humana

¿Cómo aprender de lo que aún no ha sucedido?

Evidentemente, la agilidad no te da una bola de cristal que predice el futuro. No estaría mal, pero no es el caso que nos ocupa hoy. El super poder que podemos accionar es el de la colaboración. El de tener muchas mentes en acción pensando sobre el mismo tema. El poder de tu equipo.

La idea es la siguiente: vamos a pensar en todos los aspectos positivos y negativos del futuro al que nos enfrentamos para estar más preparados. Para entender mejor las diferentes perspectivas y afrontar mejor lo que está por venir desde nuestras fortalezas, y con un espíritu constructivo y positivo.

 

Porque no se trata de preocuparte, sino de ocuparte.

 

Este tipo de dinámicas nos van a venir genial para:

  • Entrar en contexto para proyectos y retos futuros
  • Crear objetivos para el equipo de forma colaborativa
  • Mantener el foco en un objetivo común, sobre todo si las llevas a cabo a mitad de algún proyecto en curso
  • Gestionar posibles riesgos futuros
  • No dejar de imaginar y soñar con el mejor futuro posible!!!

Mirando hacia el futuro de forma colaborativa

Así que manos a la obra. ¿Por dónde empiezo?

Huella Humana

Introduce tu propósito

Como en todas las reuniones de equipo, empieza por valorar cómo está tu equipo y sus integrantes. En función del ánimo reinante podrás ser más o menos ambicioso en tus planteamientos y te ayudará para nivelar las energías de los miembros del equipo.

En este momento, introduce el propósito de tu reunión, que puede ser algo como, “hoy vamos a pensar un poco en todo lo que nos viene en los próximos meses, en cómo podemos afrontarlo mejor y de forma más unida, trabajando juntos”. Aprovecha para crear un espacio seguro, de crítica constructiva, en el que todo el mundo pueda decir su opinión con la tranquilidad de que se van a respetar todos los puntos de vista.

No dejes de darte un margen para la reunión, una hora y media o dos horas te dará un tiempo suficiente para reflexionar y no demasiado para que tus participantes se aburran.

 

Pon toda la información en común

Es el momento de pensar en qué retos vamos a enfrentar. En una reflexión sobre tu trabajo incluirías preguntas como ¿qué ha ido bien?,¿qué cosas podemos mejorar?, y ¿qué acciones tenemos que poner en marcha para mejorar?. En una reflexión sobre el futuro pensaras en ¿qué cosas sé hacer bien / cuáles son mis fortalezas? (porque siempre es bueno empezar en positivo), ¿a qué retos y dificultades me enfrento en el futuro?, y de ahí extraer una lista de acciones para prepararte.

De cara a pensar en los retos y dificultades, puede parecer difícil explorar un futuro que aún no ha sucedido, pero en realidad, seguro que tanto tú como tu equipo tenéis ya una colección de ideas que os van a ser útiles:

  • Las experiencias de otros proyectos y sobre todo los aprendizajes previos te van a ayudar a identificar posibles retos
  • Puedes hacer un brainstorming en el que cada miembro del equipo proponga ideas de todo lo que puede pasar
  • Me gustan particularmente las dinámicas más metafóricas para este tipo de reuniones. Puede serte útil crear historias, usando el storytelling como herramienta de creatividad “Hubo una vez un equipo que tenía que conseguir (ese objetivo que tú y yo sabemos), y para lograrlo se enfrentó a (todas esas cuestiones que sólo tú sabes resolver)…”

Muy importante! Toda esta reflexión tiene su utilidad en preparar al equipo para lo que viene (y a estas alturas del proceso todos tendrán una idea muy clara) y poner en marcha acciones que os permitan tener éxito en esta nueva etapa. Para esta segunda parte es importante extraer una serie de acciones y conclusiones que respondan a ¿qué podemos hacer para tener éxito en estos retos?

Agradece y cierra la reunión

Siempre al final, agradece a tu equipo su tiempo, sus aportaciones, su creatividad, sus ideas. Haz énfasis en lo que habéis descubierto en este proceso y en cómo os va a ayudar en el futuro.

 

No esperes a decir “te lo dije”

Estas reuniones van a ser tus aliadas para construir una cultura de colaboración y proactividad. En muchos proyectos cuando todo ha pasado se oye algún “esto ya lo sabía yo que iba a pasar”, o “te lo dije”… actitudes que en ese momento no aportan, pero que se pueden canalizar a un enfoque muy constructivo si haces las preguntas adecuadas a tiempo.


En Huella Humana podemos ayudarte a facilitar estas reuniones, y a extraer lo mejor de tu equipo. No dejes de contarnos tu experiencia si te animas a mirar hacia el futuro como te hemos contado aquí, nos encantará leerte!!!