Publicado por: Javier Romero



Huella Humana



Desde bien joven tenía claro lo que quería ser en esta vida: Ingeniero en Organización Industrial, por la clara combinación entre la gestión y la técnica…. 

Me esforcé por sacar la nota de acceso necesaria y  me costó mucho la adaptación hasta el punto de querer dejar los estudios y ponerme a conducir un camión, algo que tenía prohibido por mis padres. Pero a base de confianza y perseverancia, primero de mi familia y después de mi mismo, conseguí lo que quería.

Desde entonces, ha sido una carrera continua de trabajo y estudios de postgrado, puesto que siempre he considerado que el mejor activo de una empresa son sus trabajadores y la mejor inversión es uno mismo. Y YO QUERÍA SER MI MEJOR VERSIÓN PARA SER EL MEJOR ACTIVO DE LA EMPRESA DONDE TRABAJARA
Esta trayectoria me ha llevado a estudiar los mejores postgrados en mis categorías, renunciando incluso a trabajos…

Toda mi juventud trabajando sin descanso y con ímpetu de superación diaria. Aspirando a más, pero solamente desde el punto de vista profesional ¿Dónde había dejado el punto de vista personal?

EL COMPONENTE PERSONAL DE LA VIDA

Mi componente personal estaba dejado de lado, hasta que hace unos años me propuse comenzar a cambiar, al igual que hacía en los trabajos, por cierto, esto estaba mal visto por reclutadores debido a que transmitía demasiada inquietud y generaba desconfianza ¿os lo podéis creer?

Comencé por el deporte, una persona totalmente sedentaria, con una vida centrada en trabajar y leer y estudiar…. Esto me permitió encontrar una válvula de escape que me hizo cambiar mi forma de afrontar la vida y cambiar preferencias. Lo que comenzó por caminar ha continuado con participación  en muchas carreras populares, medias maratones y ahora mismo preparando mi 5 maratón. No soy competitivo, compito contra mí y porque quiero segregar todas esas sustancias naturales que me hacen sentir fenomenal….

Equilibrio Mente-Corazón: Llegó 2020, imaginad… 24 de febrero de 2020 con un cambio profesional por reto en una empresa del sector de la hostelería (mejor que hubiera jugado a la lotería porque dí en el centro de la diana en plena tormenta perfecta). He de admitir, que habían discrepancias entre mente y corazón. Ganó el primer asalto el corazón, pero la mente más allá de todo lo que sufrimos, se puso a entrenar duro y en menos de un mes se puso a jugar en mi contra.



Huella Humana

Existen otros factores que no vienen al caso, que también influyeron…. Dejé de dormir durante días, mi estado de ansiedad se elevó hasta el infinito hasta llevarme a no dormir durante 3 días seguidos y conducir 200 km diarios de desplazamiento. Recuerdo el último día, tuve que llamar a mi mejor compañero de trabajo para que habláramos durante todo el viaje y yo le iba dando referencias de donde me encontraba…. Gracias a Dios que llegué a casa, porque no sabía ni por donde andaba ni veía las curvas correctamente (cometí una imprudencia pero afortunadamente no había tráfico por restricciones de movilidad y porque reduje la velocidad al mínimo). Mi viaje fue interminable…

La familia: Gracias al apoyo de mi familia, opté con valentía que no podía seguir de esa forma. Vida o muerte. No me da vergüenza decirlo que caí en la fosa de las Marianas, y os aconsejo que en estas situaciones no os lo comáis solos, porque el peor enemigo de una persona es su propia mente enfrentada.

Autoconocimiento y autoliderazgo:  Con ayuda de mi entorno y profesionales, tomé la opción de que era momento de tomar consciencia de quien era yo. 47 años y no había tenido tiempo de conocerme. Todo había sido excusas. Así que decidí tomar las riendas y hacerme un autotest…. Resultado…. Una autoestima por los suelos, fruto de mi autexigencia que no correspondía con la realidad… Me valoraban mucho más los externos que yo mismo y esto no podía ser.

¡Yo No me quería! y las competencias que me valoraba yo mismo eran realmente malas. Pensaba que no sabía hacer absolutamente nada, incluso dejé de saber sumar (colapso total)

Valores: Me propuse un plan y este no era más simple que cambiar progresivamente mi vida, mis prioridades y potenciar mis valores (los que afortunadamente me inculcaron mis padres desde pequeño)

Y con el paso del tiempo, me doy cuenta que he cambiado y me siento muchísimo mejor. Una vida más sencilla, donde prima la consciencia, el tratar ayudar a los demás, mentorizar a jóvenes en fase de emprendimiento y participar en labores de voluntario. No hay mejor alimentación para la mente que el altruismo, pero el de verdad, no solo aportar dinero sino tiempo y esfuerzo.
Pero eso sí,  todavía sigo inquieto en seguir aportando como el que más, tratando de hacer pequeños pero continuos cambios que aportan a las empresas pero con la vista puesta en la gestión de las personas.

Acostumbrado a dirigir equipos de alto rendimiento y otros de menor nivel, siempre he estado abierto a la escucha activa, darles iniciativa para que aporten y si se equivocan, valorar con ellos qué hemos fallado y qué debemos hacer para no repetirlos. Y lo más importante, hacerles sentir motivados y partícipes de los resultados.

Huella Humana

___________________________________________________________________________

Un equipo no funciona sin tirar todos del carro
y menos si algunos hacen palanca
.

_____________________________________________________________________

Y lo que más me enorgullece es que me doy cuenta que en todos los lugares la gente me aprecia, me pide consejos, y confían, por lo que en algunos momentos me he sentido  una especie de psicoanalista de mi gente….

Esto no tiene vuelta atrás, la logística… la cadena de suministro y el e-commerce me apasiona, pero esta pasión es más relativa, porque antepongo la vida al trabajo.

El tópico de trabajar para vivir lo aplico a rajatabla, pero mis preferencias se centran ahora en profesionalizar la gestión del cambio en empresas desde las personas, humanizar si cabe más dicha transformación y poner en el centro a las mismas.

MI PROCESO DE CAMBIO ACELERADO GRACIAS A HUELLA HUMANA

Y este proceso de cambio lo he acelerado desde que conocí a HUELLA HUMANA. Un grupo de gente estupenda que desde el primer momento me han apoyado y acogido de forma humana, aunque siga pensando que soy el miembro raro, entre tanto profesional con enorme experiencia y humanidad en el coaching, dirección de rrhh, etc….

Huella humana está reforzando los valores y las prioridades en mi vida, y lo que estoy aprendiendo de los encuentros no tiene valor. No se enseña en las universidades porque surge desde el interior de cada uno de los integrantes, quienes aportamos en mayor o menor medida pero al final todo suma.


Huella Humana

El objetivo es transformar las organizaciones a través de los valores, fomentándolos y potenciándolos internamente.
Poniendo en marcha acciones de valores, innovación, talento, agilidad y liderazgo (Nuestra Experiencia VITAL) y estableciendo una comunicación humana, humilde, Honesta, humorística y Holística (5H), nuestra energía H, la de la buena comunicación
¡Parece una utopía, pero funciona!

Así que os animo a que sigamos sumando, cada vez seamos más  entre todos aportemos para que las empresas se transformen más allá de lo digital, y tomen consciencia de la importancia de la humanidad.

¿Te sientes identificado con este cambio?

Hemos de subir el volumen del altavoz, para que cada vez se oiga en más lugares y más gente se conscience que es el camino del cambio y la transformación 

Por eso te invito a seguirnos, a conocernos
o incluso a unirte a nosotros para que tú puedas vivirlo y sentirlo en tus propias carnes 
y empieces a dejar Huella con nosotros