Publicado por: Aurora García Alcalde


Huella Humana

En estos días de verano que nos permitimos hacer una parada en el camino para recuperar fuerzas y cargar las pilas, creo que el que más y el que menos le ha venido a la cabeza todo lo que hemos vivido estos últimos meses con una pandemia en medio. Una mirada hacia atrás que sin darnos cuenta nos proyecta también a mirar hacia adelante, a la vuelta de vacaciones, a la constante pregunta del ¿y ahora qué? 

Y es que las dudas sobre lo que ocurrirá nos están revoloteando contínuamente. Este verano yo estoy tratando de cambiar mi forma de vida y de trabajo despertándome de un largo letargo de 50 años en donde lo más importante era EL TRABAJO. Un pilar que en mi familia se encargaron de construir bien firme y que ahora empieza a desmoronarse para dar protagonismo y priorizar el VIVIR.


¿Trabajo para vivir o vivo para trabajar?    Está claro que durante muchos años he estado viviendo para trabajar y es ahora cuando definitivamente quiero trabajar para vivir, y ésto que parece tan facil decirlo, no lo es tanto hacerlo cuando llevas toda una vida haciendo lo contrario, porque supone primero conseguir un cambio de Mindset brutal que impulse el cambio de estilo de negocio, de decisiones y comportamientos.

Cambios, cambios  y más cambios....

Ante la nueva realidad que nos ha traido la pandemia, de nuevo me toca reinventarme, como a muchos, reconstruirme y volver casi a empezar porque tras cambiar el mindset hay que ponerse en acción.

He dicho que me toca reinventarme pero en realidad no es verdad, más bien ELIJO REINVENTARME, porque tengo claro que quiero seguir existiendo y ésta es la gran reflexión que nos debemos hacer al enfrentarnos a un cambio : ¿Quieres seguir exisitiendo o no?. El cambio no es una obligación, sino una ELECCIÓN, y desde ahí hay que abrazarlo. Ésta es la primera chispa que enciende la reprogramación de nuestro cerebro y fomenta el compromiso real.

Cambiar el estilo de negocio requiere reaprender una nueva forma de hacer, pero sobre todo una nueva forma de SER que empieza por ESCUCHAR  las nuevas necesidades que la sociedad actual tiene y crear soluciones no sólo que se adapten a ellas sino que sean innovadoras y disruptivas. Pero también debemos empezar a escucharnos a nosotros mismos, qué queremos, qué sentimos.

Toca bailar con el cambio y como buena bailarina hay que saber cambiar el paso y el ritmo con cada tipo y estilo de música ¿o tú bailas igual un pasodoble que el regaetton?. Pues no se puede pretender bailar siempre igual con cualquier música, que das mucho cante.

Huella Humana

Y este es el panorama en el que nos encontramos, NOS VEMOS DENTRO DE UNA FIESTA EN DONDE NO SABEMOS BAILAR LA MÚSICA QUE NOS PONEN PORQUE NUNCA ANTES LA HEMOS ESCUCHADO y queremos que nos pongan aquella que conocemos y hemos bailado durante tiempo.  

NO PUEDE SER!!!, la música ha cambiado y hay que aprender a bailar de nuevo para poder hacerlo sin pisar a nadie y sin tropezarnos, y quien antes lo haga, antes podrá empezar a bailar con otros y otras, a ligar, a enamorar .....  y el que aún no quiera disfrutar de la fiesta me temo que al final le tocará bailar con la "más fea" como se suele decir en mi pueblo.

Y este símil me gustaría que lo llevéis al mundo real, a vuestras vidas y a las Organizaciones,  porque hay muchos más ejemplos de los que creéis en donde podréis aplicarlo. Os pongo yo algunos :

- En tu vida estás buscando nuevas oportunidades: de trabajo, de amigos, de pareja..... Ellos saben y quieren bailar y tú no ¿habrá feeling?
- Las organizaciones buscan como locos al mejor talento pero cuando lo encuentran resulta que deciden irse a otra fiesta con la música que les gusta
- El mejor talento que tienes en los equipos empieza a cansarse de bailar siempre la misma música y acaban marchándose a un sitio con más marcha

¿Habéis visto las similitudes?  Y yo os preguntaría ¿Cuál es la música que estáis bailando?


                                              ¿Por qué no nos gustan los cambios ?


Huella Humana



Es totalmente natural que no nos gusten los cambios, que los rechacemos y que sólo con  escuchar la palabra " CAMBIO" se nos pongan los pelos de punta y empecemos a sudar, sintiendo ese malestar interior y el enfado o rabia correspondiente.  Recuerdo yo que de pequeñita me mareaba en los coches, y cada vez que nos íbamos de vacaciones con toda la familia ya me ponía fatal la noche anterior sólo con pensarlo. Una vez, incluso, llegué a vomitar antes de montar en el coche.       ¡ Lo que hace la mente, creando la esa realidad paralela!!

Con el cambio nos pasa lo mismo, nuestro cerebro ya se pone en la situación de “peligro” y se prepara para ello, porque lo percibe como una amenaza al sacarnos de nuestra zona de confort y eso va a suponer un esfuerzo y un gasto de energía adicional que debe de evitar. Es una reacción muy normal del ser humano, sin embargo para mucha gente (y seguro que conocéis a alguna persona) los cambios son justo lo contrario, es lo que les motiva y les impulsa a ponerse en acción ¿Por qué?

Os voy a explicar 2 aspectos de nuestro cerebro que os hará entenderlo mejor:

1.- LOS PELIGROS
En primer lugar os contaré que el cerebro está diseñado para la superviviencia, es decir es el gran guardián de nuestra vida. Su función principal es mantenernos vivos defendiéndonos de los peligros que podamos encontrar. Y aquí está la primera parada que debemos de hacer para pensar y entender qué es lo que entiendo por PELIGRO nuestro cerebro, porque realmente reacciona a los peligros que percibe y esto dista mucho del peligro real. Acordaros de lo que os contaba antes cuando me iba de vacaciones con mi familia. Mi cerebro ya reprodujo en su interior el hecho de viajar en coche y percibió el "peligro" como si estuviera pasando en ese momento: Vomité antes de montar en el coche.

El cerebro es como un radar y en cuanto percibe un peligro enseguida nos manda una señal a través de una de las emociones básias que tenemos: El miedo.



Huella Humana
El miedo, que muchos lo consideran como una emoción negativa, no es más que una señal de "precaución" que ha sido VITAL para la supervivencia del ser humano.  El miedo nos protege siempre mientras no se convierta en una carga emocional que es lo que nos bloquea y paraliza, entonces sería PÁNICO. Ésta situación es la que SÍ es negativa y debemos evitar, pero no la emoción en sí.

El miedo aparece cuando la amenaza que nuestro cerebro percibe en mayor que los recursos que tenemos en ese momento para hacerlo frente. Os voy a dar  3 pasos para empezar a gestioanar el miedo

1.- Preguntaros si ¿Es un peligro real (tenemos en frente un león hambriento) o fictício (tengo que hablar ante 1000 personas)?
     La mayor parte de los miedos son fictícios.
2.- Relativizar el miedo y tratar de verlo disociándoos de él para ser lo más objetivos posible
3.- Analizar los recursos que tenemos y tratar de conseguir los que os faltan.  Esto supone poneros en acción para aprender lo que necesitais, pedir ayuda a quien corresponda, cambiar de entorno etc. Sin acción damos paso a que ese miedo tome las riendas de la situación.

2.- LA ENERGÍA

El segundo aspecto que os traigo es la Energía.  El cerebro siempre trata de ahorrar energía por si la puede necesitar más tarde. Es uno de sus mecanismos de supervivencia. Por eso cualquier cambio lo va a rechazar de entrada puesto que va a suponer un esfuerzo adicional.

¿Cómo no vamos a rechazar el cambio cuando La naturaleza humana
está diseñada para evitarlo?


¿Entonces cómo vencemos esta resistencia que nos viene de serie???

Para responder a esta pregunta me resulta obligatorio seguir explicando cómo responde nuestro cuerpo ante esa señal de miedo

Junto a esa respuesta fisiológica que todos sentimos en nuestro cuerpo (sudores, parálisis etc),  respondemos de 2 maneras más:

Cognitivamente:  El miedo que es una emoción básica e insisto que es muy positiva y necesaria en nuestra vida porque nos advierte de un posible peligro y nos mantiene alerta, nos hace ser precavidos lo cual es muy bueno, siempre y cuando ésto no lo llevemos a unos niveles que nos paralice, y eso va a depender de lo que nos digamos, de nuestros pensamientos. 

Nuestros pensamientos son capaces de crear realidades diferentes en nuestra cabeza, pero al igual que nos puede poner en la peor situación posible (que es lo más normal que nos ocurre con la cantidad de bombardeo que nos hacemos poniéndonos en lo peor), también es capaz de recrear una situación ideal, creerla y vivirla con la misma intensidad que si fuera real. De ahí la famosa frase de "Si lo crees, lo creas", a la que siempre añado "... poniendo empeño y acción"

Conductualmente:  De acuerdo a lo que pensemos, así actuaremos. Podremos buscar recursos que necesitemos para enfrentarnos al posible peligro o bien podremos bloquearnos sin hacer nada, depende lo que nos estemos contando.  Si nos contamos que no va a servir de nada buscar recursos ¿para qué nos vamos a mover?, pero si al menos viéramos una pequeña posibilidad ¿qué haríamos?. Toda situación nos trae un aprendizaje y nuevas oportunidades o beneficios que nunca vemos a primera vista, depende de lo que nos contemos así actuaremos

Voy a copartir con vosotros las preguntas de ORO que a mí me sirven cada vez que estoy ante una situación no deseada:

- ¿PARA QUÉ me pasa esto ? o ¿PARA QUÉ este cambio?  : Si no consigo identificar el beneficio de lo que está ocurriendo o del cambio al que me voy a enfrentar, será muy difícil moverme hacia él.  Acordaros de la fábula del burro y la zanahoria...

- Cuando entiendo el beneficio que voy a tener, Visualizo la nueva realidad como si el logro estuviera ya alcanzado y lo tomo como mi nuevo propósito y faro.

- Crearme en mi cabeza esa realidad con nuevas oportunidades y desear hacerlo realidad me pone en acción abrazando el cambio y deseando alcanzarlo cuanto antes.

Luego aquí tenéis la respuesta, NUESTROS PENSAMIENTOS son la clave de cómo nos tomemos el cambio


Huella Humana
Si para nuestro cerebro el cambio supone un peligro de muerte habrá que convencerle que no es así, y para ello le debemos aportar todas las ventajas que tiene el cambio, que seguro que encontraréis muchas.¡ Toca sentarte a charlar contigo!

¿Cómo hacer que ésto no suceda en los equipos? 5 Pasos

1.- Hacerles entender la necesidad del cambio y el beneficio que tiene para ellos a nivel personal. Ahí es cuando las reglas del juego cambian.

2.- Inspirarles y hacerles soñar: Una vez que han entendido y reconocen que el cambio es necesario y beneficioso para ellos,es momento de visualizar esa realidad que vamos a crear, y la pintamos de valores, y nos preguntamos qué comportamientos cambiarían, cómo viviríamos y trabajaríamos así.

3.- Generar Confianza: Debemos ser capaces de crear esos entornos colaborativos, cercanos y de seguridad, en donde las personas puedan liberar todo su potencial y talento. La confianza ha de instalarse en el entorno.
 Debemos ayudarles y acompañarles en todo momento formando y desarrollando las competencias que sean necesarias para el cambio de mindset. Y ante los miedos naturales de rechazo al cambio hacerles sentir en todo momento acompañados y con los recursos necesarios. (Recordad que el miedo nace cuando el cerebro percibe que la amenaza es mayor a los recursos que tenemos.)  Aquí empiezan a estar abiertos al cambio.  Entramos enla fase proactiva

4.- Co-crear iniciativas para implantar los cambios y contagiar la energía de los éxitos

5.- Formar y desarrollar en las personas la capacidad de adaptabilidad y cambio contínuo porque no sólo será necesario para la empresa sino también para la propia salud emocional de las personas . Este es uno de los grandes problemas con el que nos estamos encontrando tras la pandemia : La salud mental, y creo que debería ser parte del protocolo y actuaciones del plan de Prevención de riesgos laborales ¿no opináis lo mismo vosotros?

Precisamente para desarrollar este último punto os voy a compartir mi técnica CHANGE para ponerla en práctica de forma individual o incluso como programa a incorporar en la Empresa dentro del PLAN DE SALUD Y BIENESTAR 


TÉCNICA CHANGE PARA LA GESTIÓN DEL CAMBIO PERSONAL

Huella Humana
1.- Cambio/Caution:  Detecta cuál es el cambio que tu cerebro considera como PELIGROSO (Caution) y evalúa si es real o fictício (nuestro cerebro no lo distingue).  Aunque sea un peligro real ¿Es de verdad un peligro de muerte???? cuéntaselo a tu cerebro para que no lo trate como si fuera una fiera que te va a comer. Te aconsejo que cojas bolígrafo y papel y lo escribas.

Por ejemplo: El peligro que percibo ahora mismo es que Me van a despedir, me voy a quedar sin trabajo y con mi edad será muy difícil que me cojan en otro lugar

2.- Hechos: escribe exactamente los hechos, situaciones y circunstancias objetivas que están pasando realmente en estos momentos, no metas juicios ni creencias. Debes ser lo más objejtivo posible

Por ejemplo:  Lo que está pasando es que la empresa tuvo que hacer un ERTE en la pandemia y aún seguimos en él. No se ha despedido a nadie aún. La situación es complicada pero estuvo peor hace unos meses

3.- Amenazas: Analiza bien todas las amenazas que supuestamente traerá el peligro que percibes. Haz una lista. Las amenazas debemos objetivizarlas lo máximo posible

Por ejemplo: Si me quedo sin trabajo, *no tendré dinero para alimentar a mi familia
                                                        *la situación es muy complicada para encontrar trabajo de lo mío
                                                        *Me voy a venir abajo porque no voy a saber qué hacer
                    
4.- Ganancias: Analiza también todas las ganancias, oportunidades y beneficios que puedes tener (aquí debes cambiar tu mirada, ampliar la perspectiva, imagina y sueña, visualiza esa nueva situación en positivo)  . Escribe esa visualización, y siéntela.

Por ejemplo: Si me quedo sin trabajo * Puedo tener más tiempo con mi familia, que nunca lo tengo
                                                       * Puedo tener tiempo para hacer aquello que tanto me gusta y nunca he podido
                                                       * Puedo dedicarme a algo que no sea lo mío y me apetezca más
                                                       * ¿Y si monto mi negocio?
                                                       * Quizás sea momento de tener otro estilo de vida y de trabajo
                                                       * De entrada quiero tomarme ese descanso, vacaciones, viaje.... que merezco 
                                                       * Es momento de retomar lo que dejé hace tiempo
                                        
5.- Empieza a andar: Analiza cómo te estás hablando y si tu diálogo interior está centrado más en las Amenzas o en las Ganancias. El primer paso es tomar conciencia de ello para enfocarte en las Ganancias. De todas las ganancias y beneficios que has escrito, elige aquél o aquello que más te hace sonreir y  busca los recursos que necesitas para afrontar ese cambio que te va a impulsar a hacer real esa Visión.  El miedo aparece cuando La amenaza es mayor que los recursos de los que disponemos, recuerda. Empieza a conseguir los recursos que necesitas, con cada paso estás más cerca de lograr tu destino.
Practica esta técnica a nivel individual o con tus equipos y empieza a cambiar la mente, porque es la que tiene el poder de frenarnos o abrazarnos al cambio .El cambio es la antesala de la evolución .  No podemos evolucionar si no estamos dispuestos a cambiar y como decía  Darwin : 

No es el más fuerte de las especies el que sobrevive ni tampoco es el más inteligente. Es aquel que es más adaptable al cambio”

Recuerda que el cambio no es una obligación, sino una ELECCIÓN. 
Tú sabrás si quieres seguir existiendo o no




En Huella Humana queremos ayudaros a evolucionar de una forma fácil,
con pequeños pasos que vayan dejando huella. ¿Nos acompañas?