Publicado por: May Itoiz



Huella Humana

Por lo general las emociones influyen en las decisiones y, en consecuencia, en el éxito.  De ahí que en las organizaciones sea muy importante que sus colaboradores desarrollen o fortalezcan su inteligencia emocional.

La inteligencia emocional tiene un gran impacto en las experiencias laborales, se trate de trabajo en equipo, de la toma de decisiones, el liderazgo, etc.

Para David Goleman, el primer psicólogo en definir la inteligencia emocional, el 80% del éxito de un individuo depende de su inteligencia emocional. El 20% restante está condicionado a una correcta gestión de la inteligencia racional. Cuando se integran ambas inteligencias, las personas generan un control armónico de todas sus competencias.

Goleman define la inteligencia emocional como la capacidad de identificar, regular y expresar correctamente las emociones que poseen las personas.

Identificar a una persona emocionalmente inteligente y conocer cómo desarrollar las mismas habilidades, puede ayudarte a crear un entorno de trabajo mucho más saludable.

Importancia de la Inteligencia Emocional en el Trabajo

La inteligencia emocional es indispensable para el correcto desarrollo de cualquier persona, incluido su ámbito laboral.

Entre las ventajas de contar con inteligencia emocional está la adaptabilidad hacia situaciones estresantes, inciertas y cambiantes, permitiendo mantener, e incluso, aumentar los niveles de productividad.


Tiempo para inteligencia emocional

También ayuda a comprender mejor a los demás, ser más empático, positivo y confiado. Una persona con inteligencia emocional, es capaz de reconocer las emociones y sentimientos individuales más importantes. Esto sin duda, es muy importante a la hora de  fomentar un buen clima laboral y, por ende, la optimización del entorno de los trabajadores.

Cuando los trabajadores se sienten cómodos, felices y motivados, saben gestionar adecuadamente las relaciones laborales, demuestran mejores aptitudes y desarrollan todo su potencial. Por otra parte, se volverán más receptivos con las emociones de los demás, generando confianza en clientes, compañeros y responsables, logrando una mejor toma de decisiones.

 

¿Cómo saber si alguien es Inteligente Emocionalmente?

A pesar de que todas las personas son diferentes y cuentan con cualidades únicas, existen ciertas características que pueden ayudar a identificarlas como inteligentes emocionalmente. Algunas de ellas son:

  1. Es asertiva cuando expresa sus opiniones.
  2. Estimula la energía positiva.
  3. Muestra empatía con el resto.
  4. Es capaz de mantener la compostura emocional durante el trabajo.
  5. Innova, es flexible y evita reacciones impulsivas.

Preguntas para evaluar el nivel de Inteligencia Emocional

Existe una técnica que puede ayudar a evaluar la inteligencia emocional, tanto la tuya como la de tu equipo de trabajo. Consiste en hacer algunas preguntas personales. Se trata de un método que se puede realizar de forma individual o en una reunión de trabajo.

preguntas

Esta técnica sirve para expresar las ideas, sentimientos y emociones más importantes de los individuos, y así determinar qué aspectos mejorar. Algunas de las preguntas para evaluar la inteligencia emocional son:

  1. ¿Cuáles son tus metas personales? ¿ Cómo tu trabajo actual te ayudará a alcanzarlas?
  2. ¿Qué te apasiona de tu trabajo?
  3. ¿Qué personas te inspiran? ¿Por qué?
  4. ¿Qué situaciones te molestan? ¿Cómo afrontas ese sentimiento?
  5. ¿Qué hábitos te ayudan a trabajar eficientemente? ¿Cuáles crees que debes incluir?

¿Cómo desarrollar la Inteligencia Emocional?

Cumplir algunos pasos contribuye a mejorar la inteligencia emocional.  Es importante entender que se trata de un camino que hay que recorrer y no una receta mágica. Es necesario decisión, disciplina y voluntad. En las organizaciones se pueden establecer algunas actividades dirigidas a lograr:

  1. Una mentalidad de autoconsciencia: las dinámicas deben estar dirigidas a que los colaboradores reconozcan y comprendan su comportamiento, emociones, y posibles estados de ánimo. La idea es que sean conscientes de lo que les gusta, relaja, molesta, asusta, etc.
  2. Autorregulación: despues de identificar las emociones, deben presentarse estrategias que sirvan para gestionarlas.
  3. Habilidades sociales: relacionarse con otras personas proporciona muchos sentimientos positivos y, por ello, es muy importante estimular la interacción. Hay que practicar las habilidades comunicativas como la persuasión, el liderazgo, la escucha activa y la observación.
  4. Empatía: acercarse positivamente a los colaboradores o compañeros de trabajo, aumenta la capacidad para trabajar en equipo. Mostrar interés por los demás, estimula el vínculo con la organización y sus objetivos.
  5. Motivación: Es fundamental en los equipos de trabajo. Es importante hacer énfasis en el rol que cada uno tiene para cumplir los objetivos empresariales. Así mismo, reconocer sus esfuerzos y avances. Un empleado motivado es más feliz, dispuesto y colaborador.

Desarrollar la inteligencia emocional en los colaboradores es un gran paso en favor del buen clima laboral. Ésta favorece el trabajo en equipo, el correcto control de situaciones difíciles o de conflicto, y la toma de decisiones correctas, lo que se traducirá necesariamente en la optimización de los procesos productivos.