Publicado por: Isabelle Schmid Fanck
Etiquetas:



Huella Humana


En los tiempos que corren, creo que la mayoría estaríamos de acuerdo si afirmamos que la innovación es, más que nunca, un elemento clave a introducir en las empresas dispuestas a arriesgarse a sobrevivir. Da la sensación de que el término V.U.C.A. se queda corto para expresar los tiempos de incertidumbre, tanto a nivel personal como laboral, que vivimos.


Y como en HUELLA HUMANA nos encanta creer en la transformación, en este artículo os presentamos una herramienta creativa para ayudaros a introducir la innovación en nuestras empresas, de forma, me atrevería a decir, inocente. Y no solo en nuestros equipos, sino en todo el tejido empresarial y, hasta me atrevería a decir, personal.

¿De qué va esta herramienta creativa para introducir la innovación en nuestras empresas?

Se trata de definir un día al mes (día laboral) para usar una técnica que llamaré Día del aprendizaje. En el Día del aprendizaje nadie trabajará en las tareas usuales. Ese día, cada uno de los empleados y directivos de la empresa, se dedicará exclusivamente a explorar nuevas maneras de hacer las tareas que hacen diariamente, ya sea leyendo libros referentes a su trabajo, realizando una formación online o explorando por internet.

De esta forma, todos los empleados, ese día irán al trabajo (presente o telemáticamente), pero sin atender al cliente ni a sus compañeros, ni obviamente a sus dirigentes. Se trata de que exploren y definan qué tareas pueden ser mejorables y explorar nuevas maneras innovadoras y creativas formas de hacer lo que suelen hacer cada día, descartando las que no les ayuden e implementando las que les hacen ser más eficientes. Nuevas fórmulas que les ayuden a ganar tiempo, a mejorar las relaciones interpersonales, las técnicas de liderazgo o de trabajo en equipo y la energía que usan en la realización de dichas tareas.

La idea es que mes a mes, se vaya progresando de forma lenta pero constante en introducir técnicas innovadoras en cada uno de los puestos de trabajo, para realmente explorar la creatividad en su máximo potencial.  La idea es que sean mejoras que no incluyan gastos extras en la empresa.

¿Cuál es el objetivo de esta herramienta?

El objetivo es aumentar la tasa de actualización de cada uno de los miembros de la empresa. La tasa de actualización es proporcional a las veces que el empleado o la empresa ha intentado nuevas formas de hacer las tareas. Cuanto más alta es la tasa, más innovadora es la empresa.

Huella Humana


Veamos algunas ideas o ejemplos:

Una recepcionista puede explorar ese día nuevas formas más asertivas de atender a sus clientes más asertivas, o explorar técnicas de inteligencia emocional para potenciar su capacidad de comunicación. O puede explorar como redactar los posts de las redes sociales de la empresa, si esta fuera una de sus tareas, o técnicas de planificación o gestión del tiempo.

Un mecánico de coches puede dedicar ese día a buscar en YouTube nuevas maneras de hacer una reparación en la que generalmente se siente torpe, o cree que podría ganar velocidad.

Un comercial podría hacer un curso online de técnicas de venta con PNL (programación neurolingüística), o neurociencia para mejorar sus habilidades de venta.

Cambio de paradigma empresarial

Estamos en una sociedad en la que abunda la creencia de que la formación “me la tiene que dar la empresa”. Pero la realidad, y el momento actual avala mi teoría, que es que quien no amplíe sus conocimientos o habilidades, lentamente será desbancado del mundo laboral. Básicamente, porque las empresas necesitarán, cada vez más, renovarse perennemente.

Y pasarán a la historia las empresas que tengan miedo al cambio

Si antes la renovación era algo que debían hacer cada cuatro o cinco años, ahora esto ha cambiado a una velocidad vertiginosa. Las empresas deberían estar observando el mercado e ir redireccionando sus estrategias, casi semestralmente.

Para esto, necesitarán a empleados flexibles, creativos e innovadores, con capacidad de adaptación a estos futuros cambios, que cada vez ganarán más velocidad. Se trata de ir todos juntos en el “mismo barco y en la misma dirección”.

Las empresas necesitarán humanizarse, confiar a ciegas en sus empleados, y que éstos se transformen en embajadores de la empresa. Así, el empleado pasará a ser lo que se llama “cliente interno”, y ampliando la capacidad de venta de nuestras empresas.

Tu tasa de actualización

Este concepto es innovador hasta cierto punto. Todos sabemos qué significa el término “tasa”, es un indicador, nos da información. Y como todos sabréis, solo se puede mejorar lo que se puede medir.

Es por esto, que hablamos de introducir la herramienta del Día del aprendizaje. Es una manera poco invasiva de ayudarnos a introducir la innovación en absolutamente todos los rangos de una empresa. Son ocho horas laborales que cada persona integrante de tu equipo, incluido tú, se dedicará a explorar nuevas formas de hacer lo que “ya sabe hacer”.

Porque de esto va la historia: de actualizar nuestras creencias de empresa.

La empresa es un sistema, y aun siendo integrado por gran cantidad de personas, en cualquiera de ellas, existen creencias globales. Pondré un ejemplo muy banal: “esto se ha hecho siempre así”. ¿Os suena?

A mí, personalmente, me encanta cuando escucho esta frase. Porque en milésimas de segundo mi cerebro empieza a reaccionar de forma rebelde, y lo primero que pregunto es ¿y hasta dónde has llegado haciendo las cosas “como siempre se han hecho”?

La respuesta supongo ya la conoceréis.

Actualizar nuestros sistemas de trabajo

¿Cuántas veces al año actualizamos las versiones de nuestros móviles, de nuestras aplicaciones y de nuestros ordenadores? ¿Verdad que mínimamente cada 2 meses lo hacemos?

¿Y verdad que todos entendemos la importancia de actualizar esas versiones si queremos que el aparato funcione correctamente con las mejoras realizadas y ganemos tiempo y energía?

¿Y entonces? ¿Cómo es que aún usamos estrategias y metodologías obsoletas en nuestras empresas?

Todo se puede mejorar. Esto no es una verdad absoluta, pero si una verdad con cierta importancia en la actualidad.

Darwin ya lo decía: solo sobrevive la especie que mejor se adapta. Y sigue siendo nuestra realidad.

Valores de referencia

Solo se puede mejorar lo que se puede medir. Esta es otra realidad para tener en cuenta en nuestras futuras empresas innovadoras.

Si, además de introducir nuestro Día del aprendizaje, cada empleado se compromete en identificar un “valor de referencia” para tener una manera de autocontrolar su tasa de actualización, los resultados en innovación y creatividad de nuestras empresas va a salir reforzada.


Huella Humana

Un valor de referencia es el valor que nos pueda ser útil para detectar si nuestra tasa de actualización baja. Y lo voy a mostrar con un ejemplo: si yo defino mi valor de referencia en mi trabajo como “debo divertirme en mi jornada”, el día que no me lo pase bien, me indicará que está bajando mi tasa de actualización.

Siguiendo con mi ejemplo, algunos os preguntareis ¿por qué? Pues porque, cuando usamos técnicas nuevas, además de generar nuevas conexiones neuronales y de entrenar nuestra resiliencia, ampliamos la zona derecha de nuestro cerebro, la parte creativa y estamos saliendo de nuestra zona confort. Cada vez que salimos de ahí, estamos invitando a que neuronas nuevas conecten con otras, gracias a la neuro plasticidad. Y cada camino neuronal nuevo, es una fuente potencial de nuevas ideas por la suma de las probabilidades de unir información nueva con la ya existente almacenado en nuestro cerebro.

Así se generan mentes creativas, y del mismo modo se general empresas innovadoras y creativas: liberándose de los miedos a lo que siempre se ha hecho igual. Y atreviéndose, aunque solo sea por el mero hecho de sobrevivir, a explorar nuevas maneras de hacer lo que ya sabemos hacer.

Os invitamos a introducir en vuestras empresas el Día del aprendizaje, y a ser valientes para que cada vez más, seamos capaces de introducir la aventura empresarial en nuestro día a día, y podamos pasar esta época reforzados, y conseguir no solo sobrevivir, sino enriquecernos y humanizar nuestras empresas.